El médico de los pobres, así catalogado por sus fieles creyentes venezolanos, José Gregorio Hernández, ha obtenido después de 37 años la aprobación para su beatificación.

El venezolano, nació el 26 de octubre de 1864 en Isnotú, en el estado andino de Trujillo, y falleció en 1919 en Caracas tras un accidente automovilístico a la edad de 54 años.

Luego de haber intentado en diversas ocasiones ser miembro de la iglesia católica, por su vocación religiosa, comprendió que Dios lo estaba llamando a la vida laica, así emprendió la misión de ayudar a los enfermos en su fe divina.

Forjó sus estudios de medicina en la ciudad de Caracas y realizó especializaciones en París, Berlín, Madrid y Nueva York.

En su entregada fe, que se inclinaba en ayudar con su profesión a los más necesitados, las medicinas y consultas no tenían precio sino la satisfacción de haber servido al prójimo.

Al hacerse oficial la noticia de la aprobación como beato, el pueblo de Venezuela y Latinoamérica, se llena de júbilo y celebra este importante paso que se dirige al alcance de la santidad, una vez continúen los procesos y deliberaciones por parte de las autoridades religiosas del Vaticano en Roma.

Día de júbilo nacional

En el 2011, el Comandante Hugo Chávez, mediante el decreto N° 8.512 declaró el 26 de octubre día de júbilo nacional, en honor al natalicio del Doctor José Gregorio Hernández.

La iniciativa estuvo inspirada en la devoción del pueblo venezolano en rendir tributo al ahora beato, que en vida entregó su nobleza para ayudar a los mas necesitados proyectando en ellos la espiritualidad de Dios.

En contexto

En abril de 2020, la Comisión Teológica del Vaticano aprobó el milagro del Venerable José Gregorio Hernández en la sanación de Yaxury Solórzano, quien recibió un disparo en la cabeza en el año 2017.

El ascenso a los altares del médico de los pobres se materializó el 19 de junio, luego de que el Papa Francisco autorizara la promulgación del decreto relativo a la Congregación para las Causas de los Santos.

De esta manera, el doctor José Gregorio Hernández se une a las beatas venezolanas María de San José (1995), Candelaria de San José (2008) y Carmen Rendiles (2018).

Prensa Presidencial