“Ya en el mundo comienzan todos a aceptar que la Sputnik-V es la mejor y más segura vacuna que hay”, enfatizó el presidente de la República, Nicolás Maduro, en alusión al estudio publicado por la revista The Lancet sobre la eficacia del antígeno ruso.

El análisis señala que la Sputnik-V, elaborada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, tiene una eficacia del 91,6%. De igual modo, los resultados preliminares detallan que la vacuna fue bien tolerada por los voluntarios mayores de 18 años que participaron en la última etapa de ensayos clínicos, recoge la multiestatal Telesur.

Desde que se anunciara el registro de la vacuna Sputnik-V en agosto de 2020, el Gobierno Nacional mantuvo “contacto con científicos rusos  sabíamos de los avances del ensayo I, II y III”.

“La Sputnik-V es la vacuna más segura que hay en el mundo, es inocua y garantiza un alto nivel de inmunización”, puntualizó.

En este sentido, el Dignatario recalcó que “en Venezuela solo está aprobada científicamente la vacuna Sputnik-V”, luego de que el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) autorizara su uso de emergencia a principios del mes de enero.

En diciembre, Rusia y Venezuela acordaron la adquisición de 10 millones de dosis del antígeno para iniciar el proceso de inmunización durante el primer semestre de este año.

Transnacionales sin capacidad de producción

Al enfatizar que “no han tenido capacidad de producción”, el jefe de Estado apuntó que las transnacionales estadounidenses y europeas no han logrado responder a la demanda de vacunación de sus pueblos, aún cuando concentran el mayor porcentaje de vacunas contra el COVID-19.

“Las vacunas no están llegando a los países (…) Prometieron 300 millones de vacunas para Europa y no han entregado ni el 20%”, cuestionó.

Rechazó que más del 80% de las naciones del mundo no tengan acceso a las vacunas, cuando solo 10 países mantienen dominio sobre el 95% de los antígenos contra la enfermedad infecciosa.

Prensa Presidencial / Karelis González